Crónica Hong Kong 2017: Vencedores y vencidos, promesas erigidas y caídas

Se acabó. Los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Pista de Hong Kong han terminado. Del 12 al 16 de abril se han disputado Hong Kong los primeros campeonatos del mundo de pista con paridad de pruebas, totalizando 20 competiciones de las diez modalidades mundialistas.

Como cada año post-olímpico los mundiales suponen una excelente oportunidad; a los más jóvenes les brinda la posibilidad de brillar y abrirse paso entre la élite, para los más veteranos supone la oportunidad de reencontrarse consigo mismos y afrontar una segunda juventud o de resarcirse tras un decepcionante año olímpico.

En clave internacional

Comenzaba la competición en Hong Kong y los pistards jóvenes empezaban a acaparar los primeros titulares. La ciclista italiana de 20 años de edad Rachele Barbieri fue la primera en dar el golpe en la mesa y derramar las primeras lágrimas con sabor a arcoíris en lo alto del podio.

Juventud divino tesoro, y que en Hong Kong tuvo distintos nombres y protagonistas. La ciclista estadounidense de 20 años de edad Chloe Dygert acudía a Hong Kong como clara favorita al oro en persecución individual y por equipos. Primero, la cuarteta estadounidense (formada por Kelly Catlin, Chloe Dygert, Kimberly Geist y Jennifer Valente) lograba defender con éxito su título de campeonas del mundo en un ajustado duelo contra sus homólogas australianas, y después, Dygert lograba su tercer arcoíris de pista en persecución individual donde rozaba, en la clasificatoria, el récord del mundo de su compatriota, compañera y mentora Sarah Hammer (con 3’22,920”). Una prueba donde además su compañera Kelly Catlin se hacía con el bronce.

Por otro lado, el australiano de 18 años Kelland O’Brien se colgaba la medalla de oro en persecución por equipos y el bronce en persecución individual, donde su compatriota Jordan Kerby marcaba la tercera mejor marca de la historia (4’12,172”) durante la clasificación, para después proclamarse campeón mundial. Y siguiendo con las selecciones oceánicas nos encontramos con la neozelandesa Michaela Drummond. La neozelandesa de 19 años de edad llegaba al mundial tras rendir a gran nivel en las últimas rondas de la Copa del Mundo. No falló en la pista hongkonesa colgándose la medalla de bronce en persecución por equipos y finalizando cuarta en el debut mundialista de la madison, donde forma junto a Raquel Sheath una pareja muy prometedora y a tener muy en cuenta en próximos campeonatos.

En velocidad, el neerlandés de 20 años de edad Harrie Lavreysen se ha destapado como uno de los velocistas del futuro, proclamándose en Hong Kong subcampeón mundial de velocidad por equipos y velocidad individual. Casualidades de la vida, la federación neerlandesa busca, con efecto inmediato, técnico jefe para su equipo de velocidad. También ha sido en la velocidad donde se ha destapado uno de los grandes talentos franceses. La junior francesa Mathilde Gross llegaba a Hong Kong tras cuajar dos grandes actuaciones en las dos últimas rondas de la Copa del Mundo donde finalizaba novena en velocidad individual. En Hong Kong, Mathilde consolidó su gran temporada con una quinta posición en la velocidad femenina; batiendo además el récord del mundo junior de 200 metros con un crono de 10,826”.

Junto a estos la fondista australiana Kristina Clonan, quién en la jornada inaugural logró una meritoria novena posición en el scratch, el velocista español Alejandro Martínez que se despide de Hong Kong reforzado tras su primera experiencia élite mundialista, con una décima plaza en velocidad por equipos y una 24ª posición en el kilómetro. O la polaca de 20 años Daria Pikulik, olímpica en el omnium debido a una muy controvertida decisión de su federación, que realizó una gran actuación en dicha competición, finalizando cuarta a tan solo cinco puntos de los dos primeros peldaños del podio.

La campeona del mundo junior en línea de Doha 2016 Elisa Balsamo, que finalizó séptima en el omnium y cuarta en la persecución por equipos, fue otra de las estrellas del futuro que aprovecho para dejar en la cita hongkonesa algunos destellos de su enorme calidad. De quién teníamos grandes expectativas, que resultaron insatisfechas, era sobre el junior danés Julius Johanssen, que junto con sus compañeros de la cuarteta danesa no logró clasificarse para la primera ronda, merced a unos dos últimos kilómetros sensiblemente por debajo de sus posibilidades.

En la velocidad, triunfaron las apuestas seguras. La selección alemana femenina, la rusa y la neozelandesa. China como excepción, pero de esto hablaremos más tarde. El terceto neozelandés de velocidad. Por quinto mundial consecutivo el trio formado por Eddie Dawkins, Ethan Mitchell y Sam Webster se clasificó para la final por el oro, donde venció al equipo neerlandés reeditando el resultado de la final de Londres 2016. Asimismo Ethan Mitchell logró su primera medalla mundialista individual, al hacerse con el bronce en velocidad masculina.

Alemania volvió a volar con su dream team, Kristina Vogel y Miriam Welte. Las vigentes medallistas olímpicas de bronce en velocidad por equipos no pudieron hacer frente a las expectativas que las situaban como máximas favoritas al oro por equipos, logrando una meritoria medalla de bronce. A partir de entonces, apareció la mejor versión de Vogel, esa que exhala carisma y espectacularidad en cada pedalada. En velocidad la velocista germana venció sus respectivos enfrentamientos hasta hacerse con el oro, mientras que en el keirin hizo lo propio para defender su título mundial, no sin ganarse una amonestación en segunda ronda. En 500 metros contrarreloj Miriam Welte puso la guinda al pastel con una plata que redondea un gran campeonato para el equipo femenino de velocidad, que aprovechó la cita para también que sus corredoras de 19 años de edad Emma Hinze (21ª en keirin y 23ª en velocidad) y Pauline Sophie Grabosch (10ª en velocidad y 5ª en 500 metros contrarreloj) cogieran experiencia de cara a futuros compromisos internacional.

La velocidad rusa plasmó en Hong Kong su alto nivel, fiabilidad y las buenas prestaciones previas durante la Copa del Mundo. Las vigentes subcampeonas olímpicas Daria Shmeleva y Anastasiia Voinova reeditaron su maillot arcoíris, obteniendo además un oro y un bronce en 500 metros contrarreloj respectivamente. En velocidad masculina Denis Dmitriev impuso su condición de favorito proclamándose campeón del mundo por primera vez. El equipo más solido en velocidad, tras el alemán, que sin embargo vio como Pavel Yakushevskiy no lograba consolidar la gran Copa del Mundo realizada.

Tras sus respectivas decepciones de la temporada olímpica, dos combinados nacionales salen reforzados de Hong Kong por encima de todos, Australia y Francia. El recién nombrado director de la federación australiana Simon Jones, apenas ha tomado posesión en su cargo y ha visto como el “mal de medallas” que padeció en Río 2016, que llevó a Kevin Tabotta a tomar la decisión de dimitir, se ha desvanecido.

Tres oros, cinco platas y tres bronces para liderar el medallero y despejar las dudas que meses atrás se vertieron sobre el programa de pista australiana. De entre todas estas medallas destacan las del equipo de velocidad australiano al tratarse de la más emotivas. Tras el adiós de la legendaria Anna Meares, quien asumía el rol de arrancadora en la pareja australiana, sus ahora ex-compañeras Kaarle Mcculloch y Stephanie Morton han logrado aunar su potencial para lograr una brillante plata en velocidad por equipos e idéntico metal en velocidad individual (Morton). Medallas de plata que a buen seguro habrán querido dedicar a Gary West, tras tener que abandonar este su puesto como jefe del equipo de velocidad australiano tras serle diagnosticada la enfermedad de la neurona motora (MND).

Por otro lado, el equipo australiano de fondo lograba el oro en puntuación masculina, en persecución individual masculina y con el sexteto de persecución masculina, la plata con la cuarteta femenina de persecución, en la madison masculina, en persecución femenina, y el bronce en la madison femenina, el omnium femenino y persecución masculina. A nivel individual Cameron Meyer y Amy Cure fueron, cumpliendo las expectativas, los referentes del equipo con tres medallas cada uno (dos oros y una plata para Meyer y una plata y dos bronce para Cure).

Tras una decepcionante actuación en Londres 2016, la selección francesa se ha redimido en Hong Kong manteniendo la buena dinámica iniciada en los pasados Europeos disputados en Saint-Quentin-en-Yvelines, finalizando segunda en el medallero. Medallas de oro de en madison con Morgan Kneisky y Benjamin Thomas, en omnium con Benjamin Thomas y en el kilómetro con Francois Pervis, donde Quentin Lafargue logró también la plata. Por último el equipo de velocidad masculina se hizo con el bronce.

La esperada inclusión de la madison femenina en el programa mundialista no defraudó. Vivimos una carrera vibrante y en algunos momentos caótica, que coronó a las belgas Jolien D’hoore y Lotte Kopecky como históricas primeras campeonas del mundo. Bélgica se permitió, en la figura de este prometedor duo, el lujo de recordarnos que se puede compaginar pista y carretera y que los deportistas necesitan un entorno sin una presión excesiva para desarrollarse. Tras las dificultades propias del paso a profesionales la prometedora velocista Nicky Degrendele demostró en Hong Kong la progresión que ha tenido este último año, logrando una merecida medalla de bronce en el keirin. Idéntico metal que lograba además D’hoore en el scratch inaugural de los campeonatos. Y por último, en la figura de Kenny de Ketele logró el combinado belga dos platas, en madison (junto a Moreno de Pauw) y en puntuación masculina, con las que mejora notablemente su rendimiento respecto al pasado año.

Y siguiendo con las selecciones del continente europeo nos encontramos con la sorpresa polaca. Sin Katarzyna Pawłowska ni Małgorzata Wojtyra, el equipo masculino de pista fue capaz de dar un paso al frente logrando la medalla de oro en el scratch con Adrian Teklinski y la de bronce en la puntuación con Wojciech Pszczolarski, las primeras medallas mundialistas masculinas desde Palma 2007. Además al debut mundialista del prometer polaco Szymon Sajnok, quien probablemente acusó un intenso programa de competición (persecución por equipos, persecución individual y omnium) y no pudo consolidar las buenas prestaciones mostradas en el omnium durante la Copa del Mundo, finalizando octavo en Hong Kong.

Italia mejoró las prestaciones respecto a Londres 2016, cosechando tres medallas de oro, plata y bronce respectivamente. Tras el meteórico inicio de campeonatos gracias a Rachelle Barbieri, la segunda alegría no se hizo esperar al lograr el bronce el equipo masculino de persecución por equipos. No corrió la misma fortuna el equipo femenino, al que se le escapó la oportunidad de hacerse con el bronce pero dejó buenas sensaciones y altas expectativas de cara a futuros campeonatos. En la tercera jornada cerró Italia su medallero merced a la plata lograda por Filippo Ganna en persecución individual, prueba en la que un año antes se había proclamado campeón mundial.

De entre los pistards que volvieron a “reencontrarse” en Hong Kong, sin lugar a dudas destaca por encima de todos el francés Francois Pervis. Tras un 2016 difícil para el francés, donde solo el bronce olímpico en velocidad por equipos pudo compensar en cierto modo las decepciones a nivel individual, Pervis se desquitó logrando un nuevo bronce en velocidad por equipos y sobre todo, su séptimo campeonato mundial en el kilómetro; en una modalidad en la que es amo y señor del récord del mundo, y parece que seguirá siendo por bastante tiempo.

Otro de los “renacidos” fue el checo Tomáš Bábek que logró superar la tremenda decepción olímpica, logrando una plata compartida en el kilómetro masculino y el bronce en el keirin masculino. Una modalidad que tras la puntuación y el omnium (con Edwin Ávila y Fernando Gaviria) ha pasado a convertirse en la mayor esperanza para la selección colombiana. Sendas platas de Martha Bayona y Fabián Puerta que ratifican la gran presente temporada y auguran un buen futuro de Colombia en el keirin.

Keirin masculino que nos brindó una de las medallas más emotivas, la del malayo Azizulhasni Awang. Awang se hacía con la medalla de oro, una medalla que, en palabras suyas, llevaba buscando más de diez años y con la que redondea un gran palmarés donde destacan el bronce de Río, cinco medallas mundialistas y ocho oros continentales. El nuevo campeón del mundo cruzaba la línea de meta haciendo un caballito, con una ventaja inusual sobre sus rivales.

La hongkonesa Wai Sze Lee (también conocida como Sarah Lee) sumó una medalla más a su distinguido palmarés haciendo las delicias del público local, que vio como una de sus deportistas más laureadas lograba el bronce en velocidad individual.

Por último pero no menos importante, el combinado británico. Gran Bretaña no pudo repetir los éxitos del pasado mundial y terminó cuarta en el medallero, empatada con la selección alemana. A pesar de quedarse lejos de la lucha por las medallas en persecución por equipos, una prueba históricamente muy prolífica para las británicas, el equipo de fondo femenino lideró al combinado británico en Hong Kong. La galesa Elinor Barker fue la referencia del equipo, sumando un oro en puntuación y dos platas en scratch y en madison (junto a Emily Nelson). Que se sumarían al oro de Katie Archibald en el omnium y al bronce logrado por Christopher Latham en el scratch.

Por el contrario, el equipo de velocidad británico se fue de vacío, aunque los resultados no fueron lo peor, sino la ausencia de equipo en categoría femenina donde solo compitió Katy Marchant, quién cuajó una discreta actuación, dejando claro que está aun muy lejos de ser la pistard de Río 2016. Esperemos que con los regresos de Shanaze Reade y Becky James, aunque sobre todo con el esperado de regreso tras lesión de Vicky Williamson, el equipo británico deje ya a un lado la marcada intermitencia a la que nos tiene acostumbrados últimamente.

Y para concluir, acabamos enumerando algunas de las más sonoras decepciones en Hong Kong, como la de la británica Katy Marchant. En esta selecta lista nos encontramos con el quintuple campeón del mundo Theo Bos, que naufragó en el kilómetro, con el equipo de velocidad alemán, que siendo uno de los favoritos a las medallas no logró acceder siquiera a primer ronda. El alemán Joachim Eilers, que no solo no pudo defender sus dos títulos de campeón del mundo sino que vio como cerraba su peor actuación en el kilometro en mucho tiempo.

La cuarteta danesa de persecución no logró clasificarse para la primera ronda tras ganar la ronda calaña de la Copa del Mundo con el mismo equipo. Y en cuando a selecciones, China y Canadá no tuvieron unos buenos campeonatos. China se fue de vacío en el medallero de Hong Kong, tras acudir sin Jinjie Gong y Tianshi Zhong, vigentes campeonas olímpicas de velocidad por equipos, y lo terminaron pagando. Solo pudieron ser cuartas en velocidad por equipos, mientras que en el keirin Shuang Guo finalizó 11ª.  Canadá también se fue de vacío. El fondo femenino canadiense no pudo sumar ninguna medalla, tras una mala primera ronda de persecución por equipos femenina y Jasmin Duehring puso fin a su racha de cinco mundiales consecutivos logrando al menos una medalla.

En clave nacional

En clave nacional la selección española se despidió de Hong Kong con una medalla de bronce. Medalla que deja en cierto modo un sabor agridulce tras las buenas actuaciones y sensaciones mostradas en los meses previos.

En el fondo masculino, la pareja formada por Albert TorresSebastián Mora no pudo esta vez brindarnos una nueva medalla en una madison que resultó bastante caótica por momentos. Terminaron séptimos en una competición que llegaron a liderar, pero donde terminaron perdiendo vuelta para recuperarse después, en las vueltas finales y remontar algunas posiciones anotándose los últimos sprints. La cuarteta de persecución masculina (formada por Vicente García de Mateos, Sebastián Mora, Eloy Teruel y Albert Torres) finalizó 13ª, a tres segundos de la clasificación y lejos aun de la marca de 3’59,520” que lograban en los Juegos Olímpicos de Londres.

@rfec

A nivel individual, Albert Torres y nos daba la gran alegría de los campeonatos en el omnium masculino. Torres llegaba a Hong Kong tras las buenas sensaciones mostradas durante los meses previos en el “nuevo” omnium y rápidamente se situaba como líder destacado durante las tres primeras pruebas de la competición. Sin embargo, Torres no pudo hacer frente a la brillante actuación que realizaron el neozelandés Aaron Gate y el francés Benjamin Thomas en la puntuación, terminando tercero, dejando además muy buenas expectativas para las competiciones venideras. En el scratch Sebastián Mora estuvo bastante controlado y no pudo defender con éxito su maillot arcoíris. Eloy Teruel no tuvo su mejor con problemas físicos que lastraron su rendimiento en la prueba de puntuación, su prueba más prolífica y donde nos ha acostumbrado a grandes actuaciones. Y finalmente, Vicente García de Mateos marcaba un tiempo de 4’28,997” en persecución, ligeramente mejor que el año pasado, finalizando 22º, aunque lejos de su marca personal.

En el fondo femenino, Ana Usabiaga terminaba 14ª en el scratch, idéntica posición que lograba en su primer omnium mundialista, completando su intenso programa mundialista con una 18ª plaza en la prueba de puntuación, en una competición donde a pesar de no lograr puntuar le vimos pelear en posiciones cabeceras lanzando algún infructuoso ataque. Una prueba de puntuación donde no pudo competir como pensaba inicialmente Gloria Rodríguez, quién cerró su participación en Hong Kong con una 19ª posición y un tiempo de 3’43,369”, lejos del prometedor 3’40,574” que lograba en los pasados Europeos.

Por otro lado, tras el éxtasis de la Copa del Mundo la velocidad española volvió a encontrarse en Hong Kong peleando su sitio entre la élite mundial. Tania Calvo y Helena Casas llegaban a la cita mundialista erigidas como la nueva esperanza de la pista española tras su brillante victoria en la Copa del Mundo y en las rondas de Glasgow y Apeldoorn. La pareja española marcaba el quinto mejor tiempo en la clasificatoria (33,562” lejos de su mejor marca personal «33,087”» lograda en Grenchen), finalizando en séptima posición tras caer en primera ronda frente a la pareja china con un crono de 33,653”. En cuanto a la masculina, tres décimas separaron al terceto de velocidad (con Alejandro Martínez, Juan Peralta y Pepe Moreno) de pasar a la primera ronda, finalizando décimos la competición, consolidando la progresión mostrada por este prometedor equipo en las rondas previas de la Copa del Mundo.

@rfec

A nivel individual, los 500 metros contrarreloj supusieron la mayor alegría, donde Tania Calvo finalizaba en una meritoria séptima posición, mientras que Helena Casas no lograba clasificarse para la final, terminando 14ª. A su vez Casas estuvo cerca de clasificarse para la segunda ronda del keirin acabando 13ª, mientras que Calvo finalizaba 17ª. En velocidad individual Calvo y Casas cayeron en sus enfrentamientos de dieciseisavos, finalizando la competición respectivamente en 24ª y 27ª posición. En el lado masculino, Juan Peralta corría una suerte similar, cayendo también en  dieciseisavos de velocidad, para concluir 25º. A su vez Alejandro Martínez y Pepe Moreno completaban su participación en Hong Kong con el kilómetro contrarreloj, donde no lograban pasar a la final, finalizando en 24ª y 21ª posición respectivamente.

Medallero Campeonatos del Mundo de Hong Kong 2017

Oro
Plata
Bronce
Total
1
[AUS]
Australia
3
5
3
11
2
[FRA]
Francia
3
1
1
5
3
[RUS]
Rusia
3
0
1
4
4
[ALE]
Alemania
2
2
1
5
4
[GBR]
Gran Bretaña
2
2
1
5
6
[USA]
Estados Unidos
2
1
1
4
7
[NZL]
Nueva Zelanda
1
2
2
5
8
[BEL]
Bélgica
1
1
3
5
9
[ITA]
Italia
1
1
1
3
10
[POL]
Polonia
1
0
1
2
11
Malasia
1
0
0
1
12
[HOL]
Países Bajos
0
3
1
4
13
[COL]
Colombia
0
2
0
2
14
[RPC]
República Checa
0
1
1
2
15
[ESP] 
España
0
0
1
1
15
[HKG]
Hong Kong
0
0
1
1
Escrito por:
Diego Martín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *