¿Uno menos o mucho menos?

Esta semana se hacía oficial una decisión que lleva generando debate y controversia en los últimos años. La UCI, escudándose en la seguridad de ciclistas y aficionados, ha decidido reducir el número de participantes en sus carreras. La próxima temporada, los equipos alinearán siete corredores en las pruebas profesionales, a excepción de las grandes vueltas, que contarán con ocho ciclistas por escuadra. Como dato importante, cabe destacar que esa reducción de un corredor en cada equipo no viene emparejada a un aumento del número de conjuntos participantes. Es decir, el pelotón se verá reducido en número

Foto: @ACampoPhoto

El debate está servido, y nos surgen varias preguntas de no fácil respuesta:

¿Mejorará la seguridad de las carreras?

No creemos que la reducción de número de corredores sea la solución principal para garantizar la seguridad de ciclistas y aficionados. Bien haría la UCI en preocuparse más en otros aspectos que ponen en peligro la integridad de los protagonistas de este circo. Aun seguimos viendo vallas con pies salientes en muchas pruebas del WorldTour, la señalización deja bastante que desear, y la proliferación de motos y coches alrededor de los ciclistas es algo que se aprecia a simple vista.

¿Favorecerá el espectáculo?

Muchos de los partidarios de esta medida defendías que este recorte favorecería el espectáculo en las carreras, haciendo más difícil en control de las mismas. Permítanme poner en duda esta aseveración. Sí, son menos corredores para tirar del pelotón, pero ¿notará un equipo como Sky la reducción de un corredor? Y, además, también serán menos las piezas que los equipos tengan para lanzar ataques. Incluso, siendo retorcidos… ¿no interesarían carreras más lentas para salvaguardar el número de corredores en carrera y no perder ciclistas valiosos en el equipo por fuera de control o desgaste adicional? La medida no solo afecta al calendario masculino, si no también a las pruebas femeninas, donde el impacto de este recorte puede ser aún mayor, pues muchas carreras pasarán a contar solamente con seis corredoras por escuadra.

¿Cuál será el impacto laboral de la medida?

Quizás este sea el aspecto menos debatido de la norma, y quizás el que más preocupación pueda causar. Las cuentas parecen sencillas: si tengo un corredor menos en cada carrera, no necesito una plantilla tan amplia, e incluso quizás pueda reducir paralelamente el número de miembros del staff (mecánicos, masajistas, asistentes, técnicos, etc.). Así que estamos ante una incertidumbre laboral para muchos profesionales de un deporte que no es precisamente estable en ese sentido.

Podríamos pensar que, a igual número de corredores y técnicos en plantilla, la medida favorecería que los grandes conjuntos del WorldTour garantizaran su presencia en más carreras de categoría “menor”, con el fin de acumular días de competición en las piernas de sus ciclistas. ¿Pero como impactaría esto en los equipos más modestos? ¿Peligraría el número de carreras en las que estos puedan competir?

Foto: @ACampoPhoto

Sirvan estas preguntas para iniciar un debate que creo será interesante. Esperamos vuestros comentarios a este post. Nos espera un 2018 apasionante, y podremos ver si la medida estrella de la UCI nos sorprende. Ojalá haya un fondo de interés por velar por un ciclismo mejor y no sea mera estrategia de primar réditos comerciales y televisivos por encima de los meramente deportivos.

Escrito por:
@VictorGavito

2 comentarios de “¿Uno menos o mucho menos?

  1. Sinceramente, no creo que haya beneficios en esta medida. Quieren más espectáculo? pues que metan más equipos como el Caja Rural, que siempre mueven las carreras. Si Sky tiene menos corredores para controlar pero no hay más equipos para dar guerra… todo queda igual.
    Si es por seguridad de ciclistas, y a menos número menos caídas… por qué se caen en las carreras en las que sólo hay 8 corredores? Por qué Valverde se está perdiendo media temporada, por la cantidad de ciclistas que iban a su lado o por un fallo de seguridad del Tour?

  2. Yo también lo tengo claro. Estoy en contra de la medida. Los argumentos expuestos son contundentes sobre todo el último. La cuestión laboral. Al final uno se da cuenta de que en el ciclismo también hay empresarios y trabajadores. No me extraña que la medida haya sido impulsada por los empresarios (equipos) y el gobierno (UCI) legisle influenciado por los intereses de los poderosos. Al final los trabajadores (ciclistas y técnicos) tienen las de perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *