Tour de Francia 2017 – Previa etapa 19. Embrun-Salon de Provence, 222,5 kms

En nuestra guía decíamos…

Últimos 3 días de ronda gala. Sin tiempo para lamentarse de la resaca de Los Alpes, jornada en la que se podría firmar un fuego amigo entre los favoritos pensando en la crono final del día siguiente. Aún así, jornada trampa, lo que a priori parece una etapa fácil, esconde un terreno rompe piernas al que alguno la fatiga le puede dar un buen susto, siendo además la etapa más larga de este Tour de Francia. Si el maillot amarillo de líder no quiere sustos, deberá poner a su equipo a trabajar para que los rivales no dejen en jaque en ninguno de los tres puertos de tercera categoría que encontraremos hoy. Especialmente el último, pero muy alejado de la línea de meta a 40 kilómetros. Un despiste puede ser fatal, jornada trampa y sin duda, atípica a dos días vista de París acostumbrados a ver esas grandes etapas montañosas.


HORARIO

Horario de salida:  12:30 h.

Horario de llegada (aprox): 17:33 h / 17:03 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 12:30 h.

Twitter: @_RoadAndMud, #TourdeFrancia.

ANÁLISIS RECORRIDO

Etapa larguísima, de 222 km, justo antes de la contrarreloj de Marsella. Algunos dicen que esta etapa sobra por completo, que no pinta nada aquí y ahora. Puede que si, o puede que no. Lo cierto es que es una etapa que se parece bastante a la de Romans-sur-Isere, en la que los abanicos hicieron acto de presencia. Esta es mucho más larga, y no habrá en juego los mismos intereses que en aquella ocasión (con la lucha del maillot verde de por medio que condicionó toda la etapa), pero aún así, todos tendrán que atarse los machos y andar con mucho ojo, porque no se puede ceder un metro y la trampa se encuentra donde menos se espere.

El parcial arranca más exigente en el inicio, y contará con tres puertos de 3ª categoría en el total del mismo. Los dos primeros, en los primeros 50 km, con el Col de Lebraut (4’7 km al 6%) y Cote de Breziers (2’7 km al 5’8%), deberían servir para conformar la escapada, que por otra parte, tienen grandes opciones de subsistir, ya con Michael Matthews como sólido líder de la regularidad tras el abandono de Marcel Kittel. Muchos sprinters no han ganado, pero será realmente difícil controlar la primera parte de la etapa, y desde luego que el final tampoco alienta a ninguno con la subida al Col du Pointu (5’8 km 4’1%) a 50 km de meta. Si además el viento hace aparición, como suele ser normal en la zona, a pocos les hará gracia la batalla, y menos aún a aquellos equipos que también tienen intereses en la general.

Los últimos kilómetros de la etapa tienen el perfil ligeramente favorable. Una etapa más peligrosa de lo que parece, y que podría tener escenarios diversos para resolverse. Veremos si una escapada grande puede triunfar, con los interesante que puede ser su resolución, o si algún equipo de los sprinters puede asumir el control y con la aparición del viento animar y poner mayor tensión a la parte final de la etapa.

FAVORITOS

Bueno, como decíamos en el análisis del recorrido, se trata de una etapa que puede tener diferentes desenlaces. La victoria se podría jugar o bien a un sprint de un pelotón que probablemente se podría ver seleccionado por el viento, o bien desde una escapada. Yo apuesto más bien por lo segundo, y explico el porqué de mi visión. Este parcial se parece mucho al de Romans-sur-Isere, y en esta zona suele soplar bastante el viento. Eso todos los equipos lo saben, y especialmente todos aquellos que tienen a alguien implicado en la general tratarán de evitar contratiempos en la víspera de la crono de Marsella. Por otro lado, el parcial es muy largo, y ya va mucho desgaste, pocos equipos podrán controlar el inicio del parcial, que es muy propicio para formar una escapada numerosa. Lo más probable es que muchos prefieran mandar corredores delante y así quedarán más satisfechos. El final tampoco es sencillo, así que los sprinters lo tendrán difícil. Los equipos con los sprinters más interesados (como Cofidis con Nacer Bouhanni, Lotto Jumbo con Dylan Groenewegen, o Kathusa con Alexander Kristoff) no tienen el potencial para controlar el inicio y después tener fuerzas para el final de esta jornada tan larga sin encima tener garantías de superar todas las cotas. Sin Marcel Kittel, es cierto que todos tendrás más ganas, pues todo está más abierto, pero para eso está París. Y Quick – Step ya no querrá controlar el inicio, otro elemento a favor de la fuga. Como vemos, hay bastantes factores que favorecen la escapada.

Así pues, teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente, vamos a ver quiénes podrían ser los grandes protagonistas. Uno de los candidatos más fuertes para una fuga es el galo, Sylvain Chavanel. El veterano corredor de Direct Energy ya se ha mostrado muy combativo durante todo el Tour, y los últimos días se ha dejado ver bastante, y eso es porque va fino. Esta etapa se ajusta a sus características, y desde la escapada sabría jugar muy bien sus cartas. Más o menos lo mismo podríamos decir de Tony Gallopin, aunque quizás un poco más de dureza no le vendría mal para hacer la selección. De todas formas se sabe mover bien, tiene buenas piernas y eso ya es demasiado decir a estas alturas. Lo “malo” es que Lotto Soudal tendrá muchas otras bazas que jugar, y eso puede ser beneficioso o perjudicial para sus intereses personales, dependiendo de la situación de carrera. Hombres como Tiesj Benoot o Thomas De Gendt no dudarán en intentarlo si se tercia la oportunidad. Todos ellos gastaron mucho hoy en la escapada camino de Izoard, pero fue más o menos la misma situación para los principales candidatos para esta nueva etapa.

La lista es larga, y puede continuar por gente habilidosa como Jan Bakelants u Oliver Naesen (aunque este último es probable que esté supeditado a Bardet), corredores combativos de Fortuneo, como Pierre Luc Perichon o Romain Hardy, además de los Direct Energy, que pelearán seguro desde el banderazo de salida con Lilian Calmejane y Thomas Voeckler, unos expertos en la materia. Sin olvidarnos de Alberto Bettiol Rudy Molard.

Clave será de nuevo también la actitud de los BMC. Tienen una nueva opción con Greg Van Avermaet. Pero para ello deberían eliminar a los sprinters puros, y luego tener gas si sopla el viento. Quizás sea demasiada paliza en un sector tan largo, por lo que quizás sea mejor intentar que el belga se filtre en la escapada. También tendrá otros galgos como Stefan Küng o Alessandro De Marcchi que podrían participar también de la misma.

En caso de que al final el pelotón pudiera controlar la fuga, a Jhon Degenkolb se lo ve hábil ante la posibilidad de abanicos, por lo que podría ser el hombre a batir. Además de los ya nombrados Kristoff, Bouhanni y Groenewegen también está el gorila André Greipel, Jens Keukeleire o Sonny Colbrelli, aunque no los veo con opciones reales de triunfo. Tampoco podemos descartar a Edvald Boasson Hagen, que está muy fuerte y ha dado varias veces al palo. El noruego además también podría mostrarse activo para buscar la escapada. Sin duda es uno de los hombres clave para esta jornada. Lo mismo va para el australiano, maillot verde, Michael Matthews, que ya goza de dos victorias y no desperdiciará el poder conseguir una tercera. El Team Sunweb está de dulce.

Para los hombres de la general es un día para estar muy atentos, porque muchos estarán pensando ya en la contrarreloj. Hoy tienen quizás poco que ganar, pero mucho que perder. La concentración y la colocación será clave, especialmente si aparece el viento. Todo está muy apretado, y si se tercia la oportunidad, no se esperará a la crono, donde Chris Froome estará satisfecho de llegar con esta renta, y Rigoberto Urán y Romain Bardet parecen tener prácticamente asegurado cerrar el cajón.

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta:   [NOR] Edvald Boasson Hagen

Nuestro outsider:   [FRA] Sylvain Chavanel 

 

Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *