Tour de Francia 2017 – Previa etapa 17. La Mure-Serre Chevalier, 183 kms

En nuestra guía decíamos…

Primera de las dos jornadas alpinas, etapa de montaña durísima, aunque nuevamente sin final en alto. Jornada completísima la que nos presenta el menú de esta decimoséptima etapa con el Col de Ornon (2ª), para calentar nada más comenzar, posteriormente el larguísimo y tendido Croix de Fer (HC) con sus 24 kilómetros al 5,5% de media. Una vez coronen el primer gran puerto de la jornada, descenso y breve tramo de llaneo hasta las faldas del Col du Telegraphe, otro primera categoría, en el que si la carrera viene intrépida pueden producirse movimientos interesantes, una vez coronado no habrá tiempo para el descanso, breve descenso de 5 kilómetros para enlazar con el plato fuerte de la jornada, el Galibier con sus 17,9 kilómetros al 6,9% de media. Los ciclistas pasarán por la cumbre de este mítico puerto alpino a 28 kilómetros, siempre descendentes, que restarán hasta la meta de SerreChevalier. Una jornada puramente de montaña en el que el espectáculo está asegurado.


HORARIO

Horario de salida:  12:20 h.

Horario de llegada (aprox): 17:17 h / 17:57 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 12:20 h.

Twitter: @_RoadAndMud, #TourdeFrancia.

ANÁLISIS RECORRIDO

¡¡PUROS ALPES!! Un auténtico etapón que rompe un poco con el tipo de montañas que han tenido que superar hasta ahora los corredores en esta edición. Se van a enfrentar por fin a puertos mucho más largos. Al final es una dureza diferente.

Tenemos por delante una etapa de 183 km, con 4 puertos. El primero de ellos el Col d’ Ornon (2ª), con 5’1 km al 6’7%. Puede ser el encargado de propiciar el corte definitivo que conforme la numerosa fuga que se espera en estas jornadas.

Tras el sprint intermedio, se comenzará la ascensión al Col de la Croix de Fer (HC). Sus 24 km de subida muy irregular podría ser un punto determinante en la carrera. Un lugar para seleccionar la fuga y el pelotón de los favoritos si se quiere ser valiente y ambicioso. Tiene una pendiente media del 5’2%, pero es engañoso, porque cuenta con varias zonas de descansillos, incluso con descenso. Las zonas más duras son al comienzo y hacia la mitad de la ascensión, donde encontramos algún kilómetro por encima del 11%. El final suaviza un poco, pero quedarse solo con eso es de ser muy optimista.

El descenso será largo, y se verá interrumpido por alguna cota que seguro que a más de uno le golpea duramente las piernas. Después iniciarán otro de los terribles encadenados que tiene preparado el Tour de Francia este año. Comenzarán a subir el Col du Telegraphe (1ª) + el Col du Galibier (HC). En total son 35 km de ascensión interrumpidos por una breve bajada que enlaza los dos puertos. El Telegraphe cuenta con 11’9 km al 7’1%, todos ellos manteniéndose a una pendiente muy constante. El Galibier, que será el punto más alto por el que pase el Tour (2642 m), goza de 17’7 km al 6’9%. El inicio es muy tendido, pero va ganando en dureza con el paso de los kilómetros. Los últimos 8 km son una auténtica tortura que en muy rara ocasión baja del 8% de pendiente media. El km más duro es el último, al 10%. Es muy recordado porque fue el escenario en el que Alberto Contador inició una de sus batallas más sonadas, reventando el Tour de Thomas Voeckler en el 2011. En esa ocasión eran los puertos que abrían una etapa muy corta y explosiva que finalizaba en el Alpe D’Huez.

Como plato final, la etapa no acaba arriba, el puerto se corona a 28 km de la llegada, por lo que aún restará un largo descenso hasta la meta en Serre Chevalier. ¡Un recorrido precioso! Para todos aquellos que pensamos que no es necesario un final en alto para disfrutar del mayor de los espectáculos.

FAVORITOS

Desde mi punto de vista un ETAPÓN TRANSALPINO. Los escenarios posibles en estas jornadas suelen ser dos. O bien hay dos carreras, una por la etapa y otra por la general, o estás confluyen. Se formará una fuga grande, que puede llegar o no, dependerá la guerra que haya entre los favoritos. En esta ocasión, tal y como ha llegado la general, creo que el propio ritmo de carrera hará que la etapa pueda estar entre los hombres de la general o en algún movimiento lejano de los típicos valientes y alguno que se pueda unir y resistir. No obstante no se puede descartar que haya “sorpresa” y la escapada que se forme en el primero o segundo puerto haga camino. El terreno es bueno también para ello.

Habrá muchos candidatos que tengan en la mente coger la fuga. Es una de las últimas oportunidades para corredores como Thibaut Pinot, que vino al Tour medio obligado por los sponsors, pero que ya que vino, querrá darse un homenaje, lo intentó antes del día de descanso pero está lejos de su nivel, Diego Ulissi, Tony GallopinDani Navarro, quien ya avisó que tratará de buscar su oportunidad, Pierre Rolland, aunque parece que acusa el Giro también, Serge Pauwels, que buscará mejorar posiciones y ver que se tercia, los Ag2r Pierre Roger Latour o Alexis Vuillermoz, quizás pensando en una ofensiva de Bardet, y Carlos Betancur, Bauke Mollema, que además ya dio a la diana y salvó el Tour de Trek-Segafredo, Mikel Nieve, Michal Kwiatkowski… que podrían hacer lo propio para los intereses de sus patrones.

Con todos los puntos de montaña que se reparten, ni que decir tiene que Warren Barguil dijo que esta era la última etapa que tenía marcada con una cruz roja, así que tratará de formar parte del corte para sentenciar por completo la clasificación de la montaña de paso. Además el chico está fuerte, así que a ver quien lo para. Eso sí, ya está más cerca en la general y no será del gusto de todos. Alguno como Brice Feillu o Emanuel Buchmann, podrían intentar la escapada, pensando más bien en asaltar el Top15 de la general. Este tipo de movimientos tácticos están a la orden del día a estas alturas de Tour.

Siguiendo con el análisis, es una etapa que seguro que trae muy buenos recuerdos a Alberto Contador. Al menos una parte de ella, concretamente el encadenado final (Telegraphe + Galibier). En aquel Tour de 2011, el pinteño escribió una de las páginas más bonitas del ciclismo moderno, reventando el Tour de ese mismo año, que lideraba un tal Thomas Voeckler (que este año pondrá fin a su carrera en la ronda gala que tanto le ha dado). Seguro que todas esas emociones vienen de vuelta en esta jornada. El pistolero lleva mucho tiempo hablando de los Alpes y en concreto de esta etapa. Pues aquí están. Sin nada que perder, con mucho espectáculo por dar y con unas sensaciones mejores, probará en busca de dar un nuevo vuelco a la general, pero más con el espectáculo y la etapa en la mente. Desde aquí lo digo ya, ¡ojalá le salga! Porque este tío nos está dando mucho, y lo vamos a echar en falta dentro de muy poco.

El principal problema para Alberto es que la etapa es más larga en esta ocasión, y que aliados como Mikel Landa serán más complicados de encontrar, porque ya no cuenta con ese margen en la general y trabaja para su compañero Froome ahora de líder. Si el vasco se uniera, la colaboración podría estar garantizada, en busca cada uno de sus objetivos e intereses que se abrazarían, pudiendo pactar la etapa y “el amarillo” para cada cuál, aunque no lo tengo tan claro, porque SKY seguramente no le de permiso para eso. Sino, Alberto necesitaría llegar solo, porque no gana un sprint desde juveniles. Lo mismo ocurre con Nairo Quintana, que podría ser otro de los interesados en atacar de lejos y reventar la etapa, con la intención de vencer la misma, en esta nueva versión que la propia carrera ha obligado a sacar al colombiano. No obstante, es sabido por todos que el entendimiento entre ambos no es bueno, y sus intereses están en conflicto. Serán tres nombres propios de esta etapa. Tácticamente juegan papeles protagonistas, aunque los favoritos para ganar el Tour son los siguientes.

Por nombrar a alguno primero, diremos Fabio Aru. Al sardo se lo ve muy fino, pero carece de equipo, y estamos en las mismas. Tendrá que seleccionar los ataques, hará la guerra un poco por su cuenta. Veremos si le dan las fuerzas, pero su situación es para estar hecho un manojo de nervios, quizás no por la propia victoria, pero si porque el podio está muy apretado, y se verá sólo desde muy lejos si la carrera sale dura. Después están Chris Froome y Romain Bardet. El británico no ha conseguido ser hasta ahora el de otros años, pero hay que respetarlo, como tres veces ganador del Tour que es. A día de hoy, con estas diferencias que tiene a favor y la crono que está por venir es el máximo candidato al título, así que en cierto modo es el que más feliz debería estar con el panorama que se avecina. El francés por su parte es muy valiente en carrera, y ha declarado que quiere ganar el Tour. Por su actitud en carrera no cabe duda. Volverá a probar, subiendo y bajando. Es quizás el más peligroso.

El cuarto en discordia es Rigoberto Urán. Bravo el colombiano. Nunca antes vi tan fino a Rigo. Se puede aprovechar de la vigilancia de esos tres, aunque ellos tampoco lo están subestimando, incluso el propio Froome lo señaló como el rival más inquietante que tiene ahora mismo. Cuesta verlo de ganador y a veces su tercera semana resulta un poco incógnita, pero es un corredor experimentado, realmente fuerte ¿y por qué no?

Por último, a Daniel Martin, Simon Yates y Louis Meintjes los veo sólidos, en su sitio, pero más en un segundo plano, aunque es más que obvio que los otros capos anteriormente mencionados no se podrán dormir en los laureles porque lo podrían pagar muy caro. Especialmente el irlandés ha sabido sacar tajada los días previos con su ciclismo de ataque, quizás no en los puertos, pero si aprovechando la vigilancia en otros terrenos. Aquí no lo tendrá tan fácil pero si puede se moverá, está claro.

Este Tour es un regalo. ¡¡DISFRUTEN!!

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta:  [FRA] Romain Bardet

Nuestro outsider:  [ESP] Alberto Contador  //  [FRA] Warren Barguil 

 

Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

2 comentarios de “Tour de Francia 2017 – Previa etapa 17. La Mure-Serre Chevalier, 183 kms

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *