Team Sunweb: esfuerzo, persistencia y combatividad.

23 de enero de 2016, saltan las alarmas, las redes sociales se empiezan a hacer eco de un terrible suceso. Al parecer, una conductora habría arrollado a 6 ciclistas del conjunto Giant-Alpecin que se encontraban realizando la concentración de pretemporada en Calpe. Horas más tarde se confirmaba el terrible suceso, conociendo por entonces los nombres de los ciclistas afectados: Warren Barguil, John Degenkolb, Chad Haga, Fredrik Ludvigsson, Ramon Sinkeldam y Max Walscheid.

Imagen Esciclismo

Un 2016 complicado

Chad Haga y John Degenkolb fueron los ciclistas más perjudicados en el accidente, tras las lesiones que les mantuvieron apartados 3 y 5 meses respectivamente de las carreteras. Un palo para la formación alemana que perdía a uno de sus líderes y referentes durante el tramo inicial de la temporada,y que además,  le privaba de revalidar sus victorias en San Remo y Roubaix de 2015. Esto y las molestias que sufrió en la parte inicial del año Warren Barguil, obligaban a depositar toda la fe y toda la esperanza del equipo en Tom Dumoulin  y en la ocasional búsqueda de victorias de outsiders como Kragh Geschke. Desgraciadamente, la victoria se resistió demasiado, y a pesar de que gente como WaytensArndOomen o el propio Dumoulin lo buscasen, la suerte no acababa de acompañar-les, llegando a inicios de mayo con 0 victorias, siendo el único equipo WT sin estrenar su casillero particular. Pero  mayo sería su mes fetiche y la a cosa cambiaría. El 1 de mayo, John Degenkolb volvía a sentirse ciclista tras disputar la Eschborn-Frankfurt, y 5 días después, Tom Dumoulin lograba la primera victoria de la temporada en el mejor escenario posible, en el Giro de Italia, en su país y teniendo el honor de poder vestir la primera maglia rosa de la edición. Desgraciadamente, unas molestias en la zona de apoyo del sillín le obligaron a poner pie a tierra antes de tiempo. Por suerte para el equipo, esa victoria sirvió de abrelatas y en los meses restantes el equipo acabo sumando 14 victorias más, aunque de muy poco nivel (destacando 1 más en el Giro con Arndt y dos en el Tour de Francia también de la mano de Dumoulin).

Imagen Wouter Roosenboom

Nueva cara, nueva era

Con la llegada de 2017, el antiguo patrocinador GIANT-Alpecin se quedaba atrás para dar paso a una nueva era, en la que Sunweb sería la empresa que pondría el nombre al equipo. El alemán John Degenkolb uno de los ciclistas más destacados de los últimos años de la formación se despedía para iniciar una nueva etapa en el Trek Segafredo, obligando al equipo a reforzarse con nuevas caras que acabarían siendo Michael Matthews, Wilco Kelderman, Mike Teunisesen o Lennard Kamna entre otros.

Por suerte en esta temporada, la victoria no se hizo esperar tanto como en el año anterior, llegando la primera en la Cadel Evans Great Ocean donde Nikias Arndt se impuso en el sprint a Simon Gerrans en la llegada de Geelong, siendo la victoria precedida por las de etapa en Oman de Soren Kragh y Michael Matthews en el Pais Vasco. Un hecho que confirmaba que el cambio ya había llegado.

Imagen demarraje web

Mayo, otra vez un mes clave

Llegaba una vez más mayo, mes  en el que la temporada pasada Dumoulin había aportado la primera victoria de la temporada y John Degenkolb volvía a competir tras varios meses en el dique seco, y por segunda temporada consecutiva, sería un mes clave para el equipo. El objetivo era llegar a Milan con la maglia rosa, pero para variar, no sería tarea sencilla precisamente. Las cosas empezaban genial tras las dos primeras semanas de competición con dos victorias de Dumoulin, dejando la general prácticamente sentenciada antes del segundo día de descanso, acabándolo a 2’41’’ de Nairo Quintana y Thibaut Pinot a 3’21’’, con unas sensaciones superiores a las de sus rivales.  Pero como hemos comentado, no todo sería tan sencillo y los problemas llegaron a 30 km de la llegada a Bormio en la etapa 16º, cuando un apretón obligó a Tom a parar, tirando por la borda al final del día toda al ventaja que había logrado en las dos primeras semanas, dejando tan solo 31’’ de margen respecto a sus rivales. Las fuerzas no acompañaron al holandés en las etapas finales del Giro, pero acabo minimizando los daños tras perder tiempo en las etapas de Piancavallo Asiago, llegando a la crono final de Milan a 53’’ de Nairo Quintana. Lo demás es historia. Jos Van Emden pulverizo el crono en Milan y Dumoulin fue segundo destrozando a sus rivales de la general, terminando sacando  31’’ a Quintana y 40’’ a Nibali que cerraba el podio en la general.  El sueño se había cumplido. La espinita de la Vuelta ya no estaba allí. Al fin había logrado su primera gran vuelta.

Imagen AFP

Binomio perfecto

Tras el doblete en los nacionales holandeses con Sinkeldam en ruta y Dumoulin en la crono, la crono en Austria de Preidler, etapa en Suiza de Matthews, en Dauphine de Bauhaus y la TTT del Hammer Sportzone Limburg, el equipo se presentaba en el Tour de Francia con 12 victorias en el bolsillo y con ganas de ‘liarla’ en la ronda gala. Sus bazas principales serían Michael Matthews en los sprints con el objetivo de acabar con el trono de Peter Sagan en el maillot verde y Warren Barguil como caza etapas y para intentar hacer un buen papel en la general.  Los primeros días de Tour no salieron nada bien para el equipo SunwebKittel era claro dominador en las llegadas masivas y pese a la expulsión de Peter Sagan, parecía que ni Matthews ni nadie podrían poner en peligro el maillot verde de la regularidad del alemán. Por otro lado, Warren Barguil empezaba flojeando y dejando claro que este año no lucharía por la general al llegar a la octava etapa con ya 14’ de distancia respecto al líder por aquel entonces, Chris Froome.  Pero antes de llegar al primer día de descanso, Barguil ya dio la primera señal de que sería un ciclista que daría mucho que hablar , al dar una señora exhibición que no pudo culminar por milímetros al ver como Uran le arrebataba la victoria sobre la línea de meta, pero que a la vez se enfundaba el maillot de lunares que ya no dejaría de vestir hasta los campos Eliseos. A partir de allí, las cosas cambiaron, Barguil siguió con su mentalidad combativa que le permitió cumplir un sueño al vencer el 14 de julio en Foix. Una brillante exhibición que se vio secundada el día siguiente por Matthews que aprovecho el trabajo de su equipo al descartar a Kittel gracias a un brutal trabajo en el inicio de etapa, para levantar los brazos en Rodez  y 3 días mas tarde hacer más de lo mismo en Romans-sur-Isère. Lo demás es historia. Kittel sufrió una caída en la decimoséptima etapa, cediendo la regularidad a Matthews y finalmente Barguil cerró el Tour con una espectacular victoria en el Izoard. La montaña y la regularidad para ellos dos.  La dupla perfecta, ambos compañeros de habitación, sin duda la habitación del Tour más feliz e exitosa.

Imagen Herald Sun

La realidad en este 2017 es que el equipo ya es décimo en el ranking de victorias este año, sumando una más respecto las cosechadas el año pasado. La mala noticia ha sido la no continuidad de Barguil el año que viene que seguirá su carrera en las filas del Fortuneo, pero como ya hicieron con Kittel y Degenkolb, dos de los pilares del equipo hace unas temporadas, sobrevivirán.

Escrito por:

Daniel Escribano. @DaniEscribano27

2 comentarios de “Team Sunweb: esfuerzo, persistencia y combatividad.

  1. Buenos días. No llego a entender lo de Barguil. Después del carrerón que se pegó en el Tour. Después de que se le empezara a ver aquello que preveía su victoria en el Tour del Porvenir, abandona un equipo World Tour para pasar a uno Continental. ¿No había más novias entre los equipos de la élite? NO sé cuánto le han pagado pero parece obvio pensar que si su nuevo equipo se mantiene como equipo continental las posibilidades de participación en grandes carreras se verá lastrado y con ello, previsiblemente, su progresión. En fin…espero equivocarme. Es un corredor que me encanta.

    • Hola Juan Manuel,
      En esta decisión se juntan aspectos sentimentales y profesionales. Es un equipo bretón, de su tierra, y será bandera del mismo. Por otra parte, en cuanto a la participación, un equipo francés con Barguil al mando tiene asegurada participación en Paris-Niza, Tour o Dauphiné, con lo que el panorama de carreras para las que este corredor va a buscar éxitos no se reduce apenas con el cambio de categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *