Giro de Italia 2017 – Previa 20ª etapa: Pordenone – Asiago

En nuestra guía decíamos…

Penúltima etapa de este Giro 100, nueva jornada para escaladores, en esta ocasión dos puertos impedirán tener una placentera jornada a los ciclistas. El primero de ellos el durísimo Monte Grappa (1ª), un puerto muy tendido de más de 24 km y desnivel medio del 5,3% que algunos recordarán por la victoria de Nairo Quintana hace tres años. Una vez coronen, largo y vertiginoso descenso hacia los pies del siguiente puerto de la jornada, el monte Foza. Otro primera que entre sus serpenteantes curvas esconde rampas de hasta el 11%. Una vez coronen los ciclistas, breve descenso para llanear en los últimos 15 kilómetros hasta llegar a la meta en Asiago.


HORARIO

Hora de salida:  12:05 h.

Hora de llegada (aprox.): 16:56 h / 17:33 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 13:00 h.

Twitter: @_RoadAndMud.

ANÁLISIS RECORRIDO

La última etapa de alta montaña. 191 kilómetros. Los primeros 100 km estarán coqueteando con el infierno dantesco que les espera. El primer aviso de lo que se avecina será el Muro di Ca’ del Poggio (4ª), con 1’1 km al 12’2% de pendiente media y rampas de hasta el 18% y el 16% en diferentes puntos.

Superados esos 100 km iniciales, se abren las puertas del averno. ¡Comienza un viaje que parece interminable! ¡Comienza el Monte Grappa (1ª)! Aunque en esta ocasión hay que decir que es por una cara más suave. Serán 24 km preciosos de ascensión al 5’4% de pendiente media por una carreterita muy estrecha. Las rampas más exigentes, de hasta el 11%, se encontrarán en su inicio. Los primeros 8’5 km son los más duro, a una pendiente constante que se mantiene en torno al 7’8%. Después encontraremos una zona de descansillo al 3% hasta completar la primera mitad del puerto. La segunda mitad es mucho más irregular. La sucesión de rampas exigentes y descansillos es la tónica habitual, de ahí que la pendiente media también disminuya bastante. Del km 13 al 16 de ascensión encontraremos otra parte clave, muy exigente y constante, al 8’1%. Tras superar este tramo llegará el segundo descansillo, en el cual, tras superar unas últimas rampas del 10%, incluso encontrarán un ligero descenso. Los últimos 3’5 km antes de coronar son al 5’9%, volviendo a ser especialmente duro el último km (500 m finales sin bajar del 9%) que se puede atragantar a más de uno. Se corona a 67 km de meta.

Por si fuera poco, habrá que tener tanto cuidado en el ascenso como en el descenso de este puerto tan técnico, que será muy largo y complicado. 26 km de descenso bastante pronunciado y con curveo, que llevará a los corredores al límite. Una vez abajo, llegará un terreno de aproximación hasta el último puerto de este Giro d’ Italia, Foza (1ª). Una preciosa ascensión de 14 km plagados de curvas y contracurvas que se mantienen siempre constantes en torno al 7% de pendiente media, y que alcanza rampas máximas del 11% en el último tercio de la subida.

El puerto se coronará a 15 kilómetros para meta. Desde aquí espera un terreno de falso llano hasta Asiago, que puede dar emoción hasta el final si la carrera llega rota a este tramo y con diferentes objetivos en juego.

FAVORITOS

Última gran oportunidad para hacer volar por los aires el Giro de Italia, para destrozar cualquier guión, para romper esquemas, y para escribir una historia diferente a la de estas 19 jornadas pasadas. Aún están a tiempo de decir que no es tarde para cambiar una carrera. Es el día para tachar los 19 capítulos anteriores y escribir un desenlace digno de las películas de Hollywood. Hoy ya hubo un amago, no vamos a entrar a valorar si fue moral o no, porque no se sabe que pasó exactamente. Parece que el terreno más exigente ya pasó, pero también parecía eso en La Vuelta 15′.  Bien es cierto que este Tom Dumoulin es más fuerte aún, pero esos fantasmas seguro que rondarán de nuevo su cabeza. Este año se le está viendo tan seguro de si mismo que puede resultar hasta un poco altiva su actitud. Otro palo como ese sería muy duro para el holandés, que se ha permitido el lujo de ceder la maglia rosa tras tener un mal día en Piancavallo, pero que sigue siendo el claro favorito al sólo perder 38″ con Quintana y estando la crono de la Piazza del DUoMO en el horizonte. Lo atacarán mucho y no van a ponérselo nada fácil. Esto se traduce en espectáculo.

El año pasado, Vincenzo Nibali ganó echándole un par, sobre la bocina. ¿Se imaginan que lo repitiera? Aquí tendrá después la crono, así que no será “tan fácil”, pero el squalo se conoce estas carreteras a la perfección, siempre acaba fuerte, y lo va a intentar con el alma y el aliento de los tiffossi también. El descenso del Monte Grappa tampoco es fácil, y lo suyo sería probarlo en su larga ascensión para seguir dando continuidad al movimiento. Pase lo que pase, estas etapas son buenas para el tiburón. Ha olido sangre.

El cóndor, Nairo Quintana, afirmó que iba a atacar hasta que reventase el líder o el mismo. Tiene que sacar un margen grande si quiere tener opciones con la crono del domingo en el horizonte. No está en la mejor forma de su vida, y el Movistar Team está haciendo bien las cosas, pero ya no están con el tanque de gasolina a tope, y se nota. No lo tendrá fácil, pero a pesar de no tener las mejores piernas, dentro de lo que cabe y distando ya bastante del estilo que nos tiene acostumbrados el colombiano, cabe reconocer que lo ha intentando en repetidas ocasiones. Se ha conseguido vestir de rosa sin brillar, pero la diferencia es pequeña, y no le vale, el líder tiene que seguir atacando. No lo duden, es la última gran batalla, y quemará el último cartucho. A ver quién es el último samurai.

La lucha por la victoria y especialmente por el podio final en Milán, está muy interesante. Las diferencias son relativamente pequeñas para lo que suele ser esta batalla siempre a estas alturas de carrera, y hay más corredores de los habituales metidos en la pelea. El que menos opciones tiene es Domenico Pozzovivo, pero el italiano está realizando su Giro más completo y afirma tener buenas sensaciones. Quizás nunca se vuelva a ver en una oportunidad como esta, en la que se ha visto envuelto por diversas circunstancias. Es el más débil en la crono, así que si prueba suerte de lejos igual tiene cierta libertad. Tiene a sus perseguidores lejos, así que tiene más por ganar que por perder. Veremos si el piccolo escalador italiano puede hacer saltar la banca por la etapa y el podio final.

Thibaut Pinot e Ilnur Zakarin son los otros dos aspirantes. El galo lo tiene un poquito mejor, pero el ruso suele ser más ofensivo, y en la crono final parece más fiable, a pesar de que ambos son capaces de obtener un gran rendimiento. Del líder de la FDJ es difícil saber qué esperar, porque tan pronto opta por ataques pancarteros, como se lía la manta a la cabeza. No sabemos si tratará de aguantar todo lo que pueda a rueda de los mejores y lanzar si puede un ataque final para arañar algún segundo y así jugárselo a tener un gran día final en la crono, o será ofensivo y no especulará. Dada la oportunidad que tiene, debería apostar por lo segundo. Opta a todo. Lo mismo va para el líder de Kathusa-Alpecin, aunque este si tiene algo de fuerzas, seguro que prueba.

Todo está apretadísimo y las fuerzas van muy justas como se ha podido comprobar. Viendo lo que ha sufrido hoy Dumoulin, si no sacaron más partido es porque sencillamente no podían. Están todos muy igualados. El francés Thibaut Pinot ha tenido que crecer mucho en moral, y ojito con el, porque venía pensando en el podio, pero, ¿pensará ahora en rosa?

La batalla por un puesto en el Top10 estará entre Bauke Mollema, que está un poco en tierra de nadie, Steven Kruijswijk, que es de los más inconformistas, Adam Yates, que estará más preocupado por ganar renta especialmente con Bob Jungels para la crono y Davide Formolo, sus otros rivales por el Top10 y por la maglia bianca, que es lo más importante para el británico. Con ella podría sumarla a la que ya posee del Tour del año pasado. El belga Maxime Monfort seguro que tratará de coger la fuga para buscar una opción de catapultarse a los diez primeros puestos. Esto podría poner nervioso a algunos equipos, pero el margen de maniobra es de más de 5′. Dadas las circunstancias, parece que Formolo será el que quede excluido, pero hasta Asiago no está todo cerrado. O mejor dicho, hasta Milán.

Un caso especial es el de Mikel Landa. Está siendo el más fuerte en la montaña del Giro, pero a su manera, con grandes fugas, y ya fuera de la general, por incidentes ajenos a su voluntad. Es otra oportunidad para ganar la que tiene el Alavés, y tratará de aprovecharla seguro. A la tercera fue la vencida, triunfó en Piancavallo y levantó los brazos al cielo recordando a su amigo Michele Scarponi, pero seguro que no se conforma y quiere la segunda de este #Giro100. No sabemos si tratará de filtrarse en la fuga, puesto que la maglia azurra la tiene sentenciada y no sería necesario. Desde el grupo de gallos podría ganar igualmente. Puede ser un hombre importante, partícipe de lo que suceda en la general, aunque con un papel distinto del que quisiera y podría haber desempeñado. Tiene buenas piernas y libertad, y el propio Mikel sabe que ganar de tu a tu con los favoritos sería otro golpe encima de la mesa, viendo en primera persona lo que sucede en la batalla por el rosa. Cuánto antes llegue a la meta antes podrá prepararse para ver a su Alavés disputar la final de la Copa del Rey, así que es posible que tenga prisa por llegar a Asiago. Como se ponga burro, a ver quién sigue al vasco…

En cuanto a las opciones de la escapada, parecen limitadas. Podría ser, pero dependerá de donde se forme la misma. Si cuesta mucho hacer el corte, es posible que no se llegue con demasiada ventaja al Monte Grappa. Ahí el ritmo debería elevarse considerablemente en el grupo de favoritos, que tienen la general en juego, y al final una cosa llevaría a la otra, condenando la fuga. No obstante, si saliera un corte rápido que se formase en la exigente cota de 4ª categoría, el Muro del Ca’ del Poggio, es posible que en el terreno siguiente, hubiese un pequeño parón el el pelotón que concediera un balón de oxígeno a la escapada. Muchos intentarán la escapada porque será su única opción de lucir. Entre ellos podríamos ver al checo Jan Hirt, que está acabando fuerte y si quiere ganar, debe ser partiendo con ventaja. Es de los pocos que parece capacitado a hacer una exhibición. Otro podría ser Joe Dombrowski, que viene guardando piernas durante todo el Giro pensando en estas jornadas, y se está dejando ver. No podemos olvidarnos de los ya vencedores de etapa Pierre Rolland y Tejay Van Garderen, o de Igor Antón, Rui Costa, etc. Más o menos los mismo que buscan siempre entrar en los cortes y se están dejando ver más. Eso es síntoma de que tienen interés y las fuerzas suficientes como para al menos intentar ganar. Otros como Alexander Foliforov, Laurens De Plus o Franco Pellizotti también podrían estar presentes animando la jornada, con unos u otros intereses.

¡¡A DISFRUTAR!!

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta [ESP] Mikel Landa

Nuestro outsider:  [ITA] Vincenzo Nibali  //  [RPC] Jan Hirt 

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Un comentario de “Giro de Italia 2017 – Previa 20ª etapa: Pordenone – Asiago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *