Giro de Italia 2017 – Previa 19ª etapa: San Candido – Piancavallo

En nuestra guía decíamos…

Después de la durísima jornada del día anterior los ciclistas tendrán que afrontar otra nueva jornada con final en Piancavallo, un puerto de más de 15 kilómetros de longitud y con pendientes de hasta el 14%. Antes de la subida final, los ciclistas no se librarán de dos subidas previas, la primera de ellas poco después de la salida de San Candido cuando asciendan Passo di Monte Croce Comelico (3ª). El segundo puerto de la jornada será Sella Chianzutan, un segunda que coronarán a 90 kilómetros de meta. Tras coronar este segundo puerto, un cómodo descenso y terreno favorable hasta las faldas de la ascensión final a Piancavallo.


HORARIO

Hora de salida:  12:05 h.

Hora de llegada (aprox.): 16:57 h / 17:35 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 13:00 h.

Twitter: @_RoadAndMud.

ANÁLISIS RECORRIDO

Seguimos sumergidos en la tercera infernal semana de este #Giro100. Las dos jornadas más temidas ya han pasado, pero la Corsa Rosa, lejos de acabar ahí, aún guarda sorpresas por delante.

La etapa consta de 191 km, que arrancan con el Passo del Monte Croce Comelico (3ª) prácticamente a balón parado. Así pues, la salida será muy rápida, buscando la fuga en esta primera parte. El descenso del primer puerto es más largo y tendido, y los llevará a la siguiente ascensión del día, Sappada, aunque no será catalogada, sino que encontraremos el primer Traguardo Volante al final de la misma. Todo este terreno ayudará a formar la fuga que podría ir ganando terreno en los siguientes kilómetros más favorables. En cambio, si no se ha conseguido, será complicado que un corte termine de cuajar en el largo descenso que espera a los corredores hasta las primeras rampas de Sella Chiantuzan (2ª), que será el segundo puerto de entidad de la jornada, situado en el ecuador de la etapa. Como vemos en el perfil, un puerto de 11’7 km, muy irregular en su primera parte, pero que se endurece considerablemente en los últimos 6 km, que no bajan del 6’5% de pendiente media. Las rampas máximas alcanzan el 11%. Podría ser un punto donde iniciar nuevos ataques buscando la fuga o tratar de buscar desapercibido al equipo del líder.

Se corona aún muy lejos de meta, a 85 km, seguido de un terreno pestoso que habrá que recorrer hasta las rampas de Piancavallo (1ª), meta de esta 19ª jornada. Se trata de un puerto de gran entidad. Es de esperar que las tácticas de los equipos pasen por jugar todas las cartas en una batalla de tu a tu entre los favoritos en esta llegada. Que la etapa esté en juego o no será otra cuestión que dependerá de múltiples factores que puedan condenar o no la escapada del día.

Piancavallo, de primera categoría, consta de 15’4 km, y tiene un comienzo muy exigente. Los 6 primeros km no bajan del 9’4% de pendiente media, y al final de dicho tramo llega a alcanzar alguna máxima del 14%. Lejos de terminar lo duro, los siguientes 5 km serán al 7’5%. Una auténtica pared, muy constante, que desmoraliza a cualquiera. En ese momento se llega a un descansillo, pero el puerto está lejos de terminar, y aunque parezca que todo es pan comido hasta la meta en comparación con lo que ya se ha superado, no debemos engañarnos, porque a veces se sufre más en esta parte final que no parece terminar nunca si se ha llegado un poco justo. La carretera se vuelve a endurecer hasta que llegamos al arco del último kilómetro, que será un falso llano (al 1’4%) hasta la linea de meta. Un puerto para escaladores, para imponer cada uno el ritmo que le permitan sus fuerzas desde abajo (más aún teniendo en cuenta las alturas de carrera en las que nos encontramos)  y que invita a atacar de lejos para abrir diferencias.

FAVORITOS

Una jornada que se puede decidir en múltiples escenarios, entre ellos la escapada, aunque visto lo visto en este Giro, lo más probable es que sea una batalla entre los favoritos, y que si alguno consigue sorprender, sea porque se deja los riñones en una exhibición. No obstante, habrá muchos interesados en probar suerte, porque las oportunidades se acaban y muchos no han ganado aún. El comienzo, muy rápido, y con varios puertos, indica que la salida será feroz por coger el corte, y veremos si se puede consolidar o no antes de Sella Chiantuzan o será ahí, después de casi 100 km, algo que tampoco sería descabellado.

En cualquier caso, habrá que fijarse en corredores que están mostrándose en estas jornadas con buenas sensaciones y buenos escaladores. En ese perfil tenemos a Jan Hirt. El checo va a más, muy fuerte en las jornadas reinas. Si llegara con margen a la subida final, esta le viene muy bien, y pocos podrían batirle en el mano a mano desde la fuga. No obstante, a ver como se encuentra después del esfuerzo titánico de hoy. Lo mismo se podría aplicar para Tejay Van Garderen. De los pocos que podrían ser superiores sería Mikel Landa, aunque veremos si el alavés opta por gastar fuerzas y meterse de nuevo en una fuga tan kilométrica. El es capaz de ganar de tu a tu con los gallos de la general, y quizás lo más inteligente sea esa estrategia en este parcial. El Team Sky tiene también capacidad de controlar, y no se reparten excesivos puntos para una maglia azurra que tiene encarrilada, así que es probable que se lo juegue todo en meta como hiciera en Oropa. Otros corredores que podrían intentar la fuga son, el vencedor en Canazei, Pierre Rolland, Igor Antón, Luis León Sánchez, Rui Costa o Joe Dombrowski. Este último aún no ha podido brillar como el año pasado, pero va a más, y podría ser una de las sorpresas.

Si como decimos, la etapa se controla, y termina por jugarse entre los hombres de la general, la batalla será a tres. Por un lado, Nairo Quintana VS Vincenzo Nibali VS Tom Dumoulin. La ascensión final va mejor a Nairo, pero por el inicio, que sería donde tendría que abrir las diferencias. Eso si, a estas alturas lo más importante son las fuerzas y al colombiano no se le está viendo sobrado. El ‘squalo‘ va un poco mejor, pero no se mostró muy ofensivo en esta jornada de encadenas. El holandés podría defenderse bien en estas jornadas como ya ha demostrado antes. No sería de extrañar que regulase bien, diese caza en el tramo que suaviza y después quitara las pegatinas a todo el que se encontrara por el camino. Pero habrá que ver, porque ya estamos en la 19ª jornada, y todos van más justitos y además, el marcaje entre los tres está siendo muy grande. A partir de ahora no contarán con tanto margen para la vigilancia con otros rivales. El ya mencionado Mikel Landa podría ser el invitado en la batalla, aunque este a ninguno de los tres debería preocuparles, pues ya han vencido etapas, y no deberían obsesionarse ni caer en esa batalla. Mikel ha dado al poste en las dos etapas reinas, por errores suyos en los metros finales, la verdad sea dicha, pero sus exhibiciones no pueden quedar en balde. El exceso de generosidad en las escapadas lo acabó pagando. Tiene dos jornadas para conseguir un triunfo que merece, pero será importante acertar en la táctica y medir sus fuerzas.

Por otro lado, al francés Thibaut Pinot estos finales le vienen muy bien. La etapa no es “tan dura” en el terreno previo y no habrá descensos complicados que lo “molesten”. La subida final es muy exigente pero lo permitirá regularse bien, como a él le gusta, y llegar con fuerza a un final que suaviza y donde puede ser de los más rápidos. Si sabe sufrir y aguanta cerca de los ‘gallos’, podría tener una opción de conseguir su ansiado triunfo, en el caso de que la etapa estuviera en juego, claro. En esta ocasión no esperamos que tenga vía libre para atacar, pues las diferencias se han apretado.

No debemos olvidarnos del ruso Ilnur Zakarin, otro que está rindiendo bien en los finales en alto, ni del italiano Domenico Pozzovivo, que va bien en estas rampas, aunque a este es más difícil verlo sorprendiendo por la victoria. La batalla por el Top5 está on fire, pero esperemos que no nos merme la lucha importante por la general, porque ya sabemos que pasa cuando cada uno mira por el puesto que ya tiene.

Por su parte, Adam Yates no está teniendo su Giro, y tendrá complicada su batalla personal con Bob Jungels por la maglia bianca. Por ahora ya pudo recuperarla, pero tendrá que incrementar su ventaja para la crono. Davide Formolo está al acecho esperando cualquier despiste o flaqueza, en una de las ediciones más peleadas de esta clasificación. Todos ellos además pelean por una plaza en el Top10. Steven Kruijswijk estará más contento con la próxima etapa, pero el orden es el que es y si quiere terminar decentemente el Giro tendrá que superar esta primero. En una situación similar estará su compañero Bauke Mollema, aunque mejor posicionado y más margen en la general. ¿A quién se le hará más larga la tercera semana? Hagan sus apuestas.

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta [HOL] Tom Dumoulin

Nuestro outsider:  [ESP] Mikel Landa 

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

2 comentarios de “Giro de Italia 2017 – Previa 19ª etapa: San Candido – Piancavallo

  1. Nairo, no lo veo como dice el analisis claro, estuvo casi un mes fuera de toda competicion, se nota falta de ritmo y acusa algo de cansancio al igual que a nibali, pero no se pueden confiar de nibali, cuando menos se lo esperen ataca. Dumoulin esta en buena forma, pero no creo que ataque lo que hara es mantener su ritmo y aprovechar el marcaje entre nibali y nairo, pinot jugara sus cartas aunque no creo que le alcanze, zacarin hara lo mismo igual no tiene nada que perder. Nairo lo dijo me reviento o se revienta dumoulin, lo que quiere decir que nairo hara gala de su clase y a estas alturas no le va importar, jugarse entero en esta jornada. cualquier cosa puede pasar. todo depende de quien tenga mas piernas. Tengo que reconocer que Dumoulin esta fuerte y nada de raro como se dice en el analisis se de asta el lujo de meterle mas tiempo a sus rivales. Esta molesto por lo hoy pues no recibio ayuda ni de nairo ni de nibali.

    • Buenos días Fabian.

      Nairo y Nibali son dos superclases. Volverán a probarlo repetidamente. Nairo dijo eso que tu afirmas, así es, pero también dejó caer su mayor interés por la siguiente etapa, confiando en atacar en el Monte Grappa. Sea como sea, lo probarán en las duras rampas de Piancavallo. Aún así, parece que no será el mejor sitio para eliminar a Dumoulin. Si Nairo quiere ganar este Giro tiene que abrir un hueco grande, y para eso, salvo que ocurra algún incidente o algo raro, lo más normal es que tenga que esperar a jugar sus cartas en el Monte Grappa.

      Saludos y muchas gracias por leer y comentar. 🙂

      @Álvaro_Queve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *