"No fichamos nombres grandes. Fichamos jóvenes promesas y los hacemos grandes": Entrevista a Neil Stephens

El australiano Neil Stephens nos atiende nuestra llamada tras la concentración invernal y antes de que esta temporada recién estrenada eche a rodar definitivamente. El aussie comienza una nueva temporada al frente del Orica-Scott, una campaña más como director deportivo. Ya empieza a ser un veterano en esto de estar detrás del volante dirigiendo al equipo, desde que comenzó en la Federación Australiana de Ciclismo, donde le empezó a picar el gusanillo, pasando después por la oportunidad que le dio Manolo Saiz, o su experiencia en el Caisse d´Epargne de la mano de Eusebio Unzué. Una trayectoria que le ha llevado a convertirse en todo un estratega como director deportivo. Y es que tal y como él nos comenta: “No fichamos a hombres grandes, los fichamos y los hacemos grandes”, al igual que como con él hizo Manolo Saiz al invitarle a vivir la experiencia de dirigir un equipo cuando no era un “hombre grande” como director deportivo. Se ha hecho grande, muy grande, cosechando numerosos éxitos. Y eso mismo que hicieron con él lo ha hecho con otros muchos, ha hecho grandes a los hermanos Yates o el colombiano Esteban Chaves entre otros. Con todos ustedes, el sheriff Neil Stephens. Que disfruten la entrevista.

R&M: Buenos días Neil, lo primero muchas gracias por atendernos. Es un placer. ¿Qué tal han ido estos días de concentración por Valencia? Imaginamos que, con el temporal, no habréis podido realizar, desafortunadamente, todo lo que deseabais.

No, la verdad que no, hemos estado ahí dos semanas y al final hemos hecho 10 días, con el mal tiempo, casualidad allí en Valencia donde mejor tiempo hace… Hemos recortado la concentración cuatro días, pero tampoco es el fin del mundo.

R&M: Hay algunos corredores que estaban en Australia y continuaron allí su preparación, como Chaves, o Caleb Ewan que ha empezado la temporada como un tiro… ¿Qué tal ha ido?

Hemos empezado la temporada allí con los dos objetivos: ganar y hacer buena general, y prueba más que superada. La clásica de un día la hemos ganado bien y luego sobretodo lo de Esteban Chaves, al meterle a disputar carreras en enero que nunca ha hecho, yo creo que ha sido un comienzo bastante positivo.

R&M: Hablando de Caleb Ewan, un gran chico de futuro que parece no tener límite con tan sólo 21 años. ¿Cómo lo descubristeis? Un gran acierto por vuestra parte, por cierto.

Descubrirlo era muy fácil, es un chaval que desde pequeño ya apuntaba alto, con una punta de velocidad muy buena. Entonces apostamos por el trabajo, conjunto a la federación, para intentar mejorar su punta de velocidad y la cantidad de veces que llegaba a meta, que es un poco lo que le estaba frenando. Hemos tenido la suerte de ficharlo y luego convencerlo de que nosotros sí que le hemos escogido por nuestra visión de futuro; y en eso estamos. Buscamos que, junto a su entrenador y la gente de su confianza, le preparemos poco a poco intentando mejorar algunos aspectos de su fisiología, complementándolo con las cosas que está haciendo bien ya.

R&M: Tiene contrato por lo que tengo entendido hasta 2018, este y un año más. ¿Está ya en marcha la renovación de Caleb?

Pues aquí me pillas un poco… Mi trabajo de director deportivo consiste en trabajar con el corredor, con Caleb Ewan. Los temas de futuro ya son cosa de los managers… Pero no tenemos que ponernos nerviosos, hay que dejar que el tiempo vaya corriendo y eso ya tocará dentro de un año. Ahí será cuando habrá que mirar si el trabajo está dando sus frutos o no, y en consecuencia continuar o no.

R&M: Siguiendo con Caleb Ewan, ha rendido muy bien por el momento, solo hay que ver las cuatro victorias, que se dice pronto, en el Down Under. ¿Crees que es capaz de mantener ese nivel cuando compita aquí en Europa con el resto de sprinters? ¿Ha sido quizás su inicio de temporada tan brillante porque ha aprovechado la mejor forma que suelen tener los ciclistas australianos favorecidos por su calendario nacional?

Sí, yo creo hay que ser conscientes de que nosotros en Australia venimos de estar ya en verano, por lo que quizás podemos llevar un nivel de preparación un poco más alto que los demás. En la general, por ejemplo, Richie Porte ha estado a otro nivel, que es australiano, y en lo que es en las etapas, Caleb quizás tenía un puntito por encima de los demás. Eso no quiere decir que no esté rindiendo al nivel de los demás. Ha terminado bien el año pasado, ganó en Hamburgo, una de las últimas carreras que disputó, demostrando que sí tiene el nivel de los demás sprinters. Yo creo que este año ha empezado incluso mejor que el año pasado y yo creo que si el año pasado ya estaba a buen nivel, este año mejor.

R&M: Hablando del ciclismo australiano, ¿Está pasando por su mejor momento en la historia, o uno de los mejores momentos, sin olvidar a Phil Anderson, a ti con tu gran victoria en el Tour en Colmar, Stuart O´Grady, McEwen y por supuesto el campeón del Tour y del Mundo Cadel Evans? Lo digo porque con el tiempo os habéis convertido en uno de los países que más corredores aporta al World Tour, y a la vista están los éxitos cosechados, que son continuos.

La verdad que me da bastante orgullo la pregunta que me estás planteando, yo creo que cada dos años me pregunto lo mismo. Cuando ya estábamos con Cooke, McEwen, O´Grady… la gente decía que estábamos en el punto más arriba del ciclismo; y hemos llegado a otro nivel aún superior con los siguientes, los Allan Davis y Michel Rogers… Y de ahí a los Cadel Evans y compañía… Y ahora mismo tenemos hasta un equipo. Así que cada año que pasa estamos teniendo retos nuevos, superando los sueños del pasado. Yo creo que cuando miras la cantidad de ciclistas australianos que hay, y la gente que hay a tan alto nivel, está muy bien. Porque si tienes en cuenta que es un país que no tiene tanta historia ciclista, yo creo que lo estamos haciendo fenomenal.

R&M: ¿Ha sido esto logrado gracias a la labor de Orica-Scott? Desde que surgió el equipo el despunte de corredores es aún mayor. Felicidades por cierto por la parte que te toca.

Yo creo que es gracias a un bloque de gente. Creo que el visionario de nuestro ciclismo australiano es Shayne Bannan, nuestro mánager general, que antes de tener el puesto que tiene en el Orica, era el entrenador nacional de Australia, el jefe de los entrenadores. Yo tuve la suerte de trabajar con él dentro de la federación, nos dimos cuenta de que lo que nos faltaba en nuestro progreso era la falta de un equipo y hemos tenido la suerte de encontrarnos en ese momento con el señor Ryan, que nos apoyaba. Entonces, de ahí hacia delante, los límites que hemos tenido en los años anteriores, los años de Michel Rogers y Cadel Evans y compañía, ya se han superado; y hemos logrado poder tener objetivos mayores y más control de las carreras en la que corriesen los ciclistas australianos. Luego Shayne Bannan, yo mismo o Matthew Wilson también somos un poco los que marcamos donde va el equipo.

R&M: Y respecto a eso, por ejemplo, ¿cómo valoras la creación del nuevo equipo continental chino-australiano que el señor Ryan ha realizado? ¿Algún joven como por ejemplo Harrison Sweeny a controlar para dar el salto?

Es otra de las cosas pertenecientes a la visión del señor Bannan, pero también es una cosa que puede ayudar al ciclismo.  No es simplemente el equipo nuestro, es el ciclismo en China y el ciclismo en Australia. Si China es un país potente a nivel de números de gente interesada en la bicicleta, y si podemos juntar los dos países, Australia y China, podemos aportar cosas muy positivas para el futuro. Yo creo que es un proyecto basado más en cumplir, en hacer un bien social y un bien por el mundo del ciclismo en otros países que una cosa de resultados para el futuro.

R&M: Cambiando de tercio y volviendo un poco más a ti a nivel individual. ¿Por qué escogiste la profesión de director deportivo tras tu retirada?

Sinceramente era una cosa que no buscaba. Cuando dejé la bici, el primer trabajo que tuve fue coordinador de profesionales en la Federación Australiana de Ciclismo. Pensando en los altibajos que yo tuve en mi carrera, quería que los ciclistas australianos no los tuviesen, e intentaba ayudar un poco en el paso de aficionados a profesionales y a afrontar los problemas que podías tener en profesionales. Después he tenido la suerte de colaborar con varias empresas haciendo cosas distintas, y no lo pensé hasta que Manolo Saiz y el entorno del equipo me invitó a ser director de su equipo. Realmente, me encanta el trabajo de director, me gusta aprender, aprendí mucho de Manolo, he aprendido mucho de Eusebio también. La pega es tener que viajar tanto y pasar mucho tiempo fuera de casa, que es una cosa que me cuesta bastante.

R&M: Disfrutas con lo que haces y a la vista está. Cuando uno disfruta con su trabajo sale todo mejor. ¿Cómo se fraguó ese asalto de Chaves al pódium de La Vuelta con esa gran estrategia del equipo?

Creo que la gente ha visto el trabajo que hemos hecho en La Vuelta, e igual que yo, se ha visto que mucha gente lo ha disfrutado. Para mí el trabajo ya empezó años anteriores, al trabajar con él con su lesión. Pero no sólo el año que llegó Chaves, el año que llegaron los Yates… El lograr encontrar cómo se podían llevar entre ellos. Para mí ha sido un gran paso, el lograr pasar de hacer el quinto el año anterior a tercero en esta. Y por supuesto la manera en la que hemos luchado para ello era más un bloque de tácticas, de entrega de sus compañeros y entrega de Chaves mismo. Yo creo que todo eso ha hecho que quizás el lograr hacer pódium en La Vuelta sea el gran momento del año.

R&M: Hablando de Chaves, ¿Correrá Giro, correrá Tour? ¿Tour y Vuelta? ¿Crees que está preparado para lograr el triunfo en una grande por fin?

Yo creo que es el momento de disputar el Tour. Todavía es pronto para decir que tiene que ir a ganar el Tour, pero creo que tiene que ir a conocer la carrera. Yo creo que cada reto que le ponemos lo cumple y un cachito más. Así que si le estamos diciendo de ir a conocer el Tour será para ir a hacer un buen Tour. Y quién sabe lo que es ir a hacerlo bien, lo mismo es de los diez primeros o mejor… Pero lo importante es ir a conocer la carrera. De ahí pues hay que ver como se queda. En este momento, Chaves está muy comprometido y estamos valorando la posibilidad de que haga Tour y Vuelta.

R&M: Chaves, otro de los corredores marca Orica al igual que Caleb Ewan o los hermanos Yates, que descubrís cuando son jóvenes y luego despuntan con vosotros. ¿Cómo sigue el staff técnico de Orica a las jóvenes promesas?

Sí, es verdad que siempre nos vamos fijando un poco en la gente que va viniendo, la gente que quizás está en un sitio que no se encuentra a sí mismo. Yo creo que el ambiente del equipo les atrae a los jóvenes. Por ejemplo, en el caso de los Yates, ellos se dan cuenta lo bien que lo estamos haciendo. No es solo que nosotros escogemos a los jóvenes, si no que ellos nos escogen a nosotros también. Y a base de trabajar con una filosofía clara y con una visión hacia adelante yo creo que podemos contar con jóvenes promesas y luego trabajar con ellos. Lo que sí es verdad, y es una cosa que me da bastante orgullo, es que también he de decir que en nuestro equipo no vamos a fichar a los hombres más grandes, si no que les cogemos y luego les hacemos grandes.

R&M: La pasada temporada estuvo plagada de éxitos, como es habitual en el equipo temporada tras temporada. ¿Cuál fue la mejor victoria del año pasado en tu opinión?

Es difícil, para mí personalmente la mejor carrera del año fue la penúltima etapa de La Vuelta a España. Cuando veo las imágenes y vuelvo a pensar lo que hemos conseguido aquel día parece una victoria, aunque no la hayamos ganado. Igual la gente de fuera no lo valora tanto, pero al estar a un minuto y trece segundos de un Contador, que es un ídolo de todo el mundo y poder luchar a pulso y quitarle el tercer puesto es el gran momento del año. Luego, la verdad es que escoger una victoria es difícil. Yo creo que las cuatro etapas que hemos conseguido en La Vuelta es algo increíble, pero es que es difícil porque luego de ahí pasamos a ganar Lombardía… Yo diría que quizás la victoria que más orgullo me ha dado ha sido la victoria de Keukeleire en Bilbao. Porque Keukeleire es un gregario de lujo. Es verdad que anda bien en las clásicas, pero su entrega y el trabajo que hace para el equipo es fenomenal. Quizás es un poquito como yo cuando era ciclista, y además él no pensaba nada en sí mismo, así que yo le dije en la salida que íbamos a trabajar para él durante la etapa, y coge y lo aprovecha en su momento.

R&M: Hablando de victorias el año pasado, la más sorprendente quizás fue Roubaix con Mathew Hayman, nadie apostaba por él. ¿Os la esperabais? ¿Preparados para defender en el Infierno del Norte el título?

No lo esperaba para nada. Sí es verdad que soñamos con ello. A Mathew Hayman lo conozco desde que era un chaval, ha sido una vida de lucha y entrega al ciclismo. Se fue él solo hasta Bélgica y Holanda para convertirse en profesional. Se lo merece. Lo que es el año pasado, se había preparado bien, él era consciente de que los años ya se le estaban pasando, así que hizo todo para preparar bien las clásicas. Luego llegó la rotura de hueso en el brazo y parecía que le puso un poco el fin a ese sueño, pero luego gracias a su entrega hizo un montón de horas en el rodillo; y desde que volvió a la competición en Estella pensábamos que estaba loco cuando dijo que quería correr Roubaix. Luego llegó la carrera, se metió en el grupo decisivo y logró algo que nadie se esperaba.

R&M: Ya para acabar, hablemos un poco de los españoles, Carlos Verona y Rubén Plaza. ¿Cómo los ves dentro del equipo? ¿Qué objetivos les marcas dentro del equipo a ellos, cuál es su labor?

Son gente muy distinta, aunque son los dos españoles hay que hablar de ellos en frases muy distintas. Rubén Plaza el valor que tiene es que puede andar bien, puede ganar etapas en las grandes todavía. Lo bueno de Rubén es que ya ha estado arriba en las generales, tanto en La Vuelta a España como en el Tour de Francia, sabe lo que es pelear para la general cuando ya se quedan muy poquitos ahí. Su físico es una cosa muy importante para el equipo, pero su mentalidad es otra. Cuando fichamos a Rubén, lo fichamos porque necesitábamos a un tío que cuando quedasen veinte, veinticinco tíos, ayudase a los Chaves, a los Yates y compañía. Si hay que apretar, que apriete, si por el contrario es el momento de estar tranquilos, pues tranquilos. Y luego ese saber que tiene de sobrellevar esa presión durante las vueltas grandes, acabando esa segunda semana entrando en la tercera, en el qué pensar, qué hacer, es fundamental para ello. Es muy importante tenerlo no sólo desde el coche, sino dentro del pelotón.

Y de Carlos Verona, yo le he visto desde hace años, le veía un tipo metódico, con un gran físico, y yo creo que él se aprovecha bastante bien de su talento. En él, veo un gran compañero, yo creo que podría ser otro corredor tipo Ruben Plaza, un tipo que podría estar en momentos muy claves, un tío que quizás en el momento dado podría arrancar hacia adelante y hacer buena labor para el equipo, ya sea disputar la etapa o sea para que sus líderes puedan estar más tranquilos detrás. Yo creo que Carlos nos ayudará a crecer y nosotros a él a crecer.

R&M: Por último, ¿un objetivo para el equipo para este año?

El año pasado casi nos hemos metido en el podio de las tres grandes, así que yo creo que el objetivo de este año es confirmar esas buenas sensaciones. Es verdad que el año pasado dije lo mismo, si hicimos quintos en La Vuelta a España y estamos ahí cerquita de hacer cosas en las vueltas grandes, volver a confirmarlo será muy difícil, pero creo que ese tiene que ser nuestro objetivo. Hemos hecho segundo, cuarto y tercero en las tres grandes el año pasado. Yo creo que eso es muy difícil hacer, pero quizás intentar hacerlo igual que el año pasado y quizás destacar en una vuelta no solo haciendo un buen puesto, sino intentando ganarla.

Escrito por:
Félix Donate Mazcuñán. @Donate98

 

Un comentario de “"No fichamos nombres grandes. Fichamos jóvenes promesas y los hacemos grandes": Entrevista a Neil Stephens

  1. Pingback: Esteban Chaves devrait doubler le Tour et la Vuelta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *