Entrevista Javier Sardá Pérez

Seguimos interesándonos por aquellos corredores que han buscado continuar su pasión por el deporte del pedal sin renunciar a su sueño de triunfar. Esta vez, nos vamos al Lejano Oriente, donde el ciclista Javier Sardá está logrando resultados destacados. Nos cuenta cómo acabó disputando con los mejores la carrera más importante de un país que nos resulta tan lejano como Vietnam. Junto a él, repasamos su trayectoria, sus resultados y sus ambiciones de futuro:

– Antes de centrarnos en tu aventura asiática, remontémonos a los orígenes. ¿De dónde viene tu amor por la práctica del ciclismo? ¿Siempre has querido ser ciclista?

Mi amor por ciclismo viene ya desde hace muchos años, ya que empecé a competir en Zamora, donde nací, con 6 años. Primero empezó mi hermano y después yo. La afición ya nos venía de lejos porque nuestro abuelo competía hace muchos años.

– Los seguidores del ciclismo amateur en España, te recuerdan especialmente con los colores del Ciudad de Oviedo, donde estuviste varias temporadas. ¿Qué recuerdos tienes del equipo asturiano?

Ha sido el equipo donde mas años he pasado. Han habido épocas mejores y otras peores, pero me quedo con la gente y amistades que hice en el equipo.

– En las filas de este equipo, en 2013, tuviste seguramente el mejor año en cuanto a resultados, con la victoria en la general de las Metas Volantes en la Copa de España o el Campeonato de Cantabria de CRI. ¿Cómo viviste aquella temporada?

La verdad que fue un gran año. Conseguí ser competitivo de febrero a septiembre. Siempre estaba peleando y conseguí muchos Top 10. Lo recuerdo con mucho cariño.

– A pesar de los buenos resultados de 2013, la oportunidad como profesional no llegó, y tuviste que probar en equipos como Autronic y Contrucciones Paulino. ¿Qué tal fueron esos años? ¿Es difícil motivarse ante la falta de oportunidades de dar el paso adelante hacia el profesionalismo?

Después de ese año estuve llamando a la puerta de algunos equipos, pero en este país ya sabemos cómo funcionan las cosas…por desgracia. Me vi sin nada y decidí correr en Autronic, pero ese año fue un desastre. Tuve una infección en una muela y no conseguí rendir, unido a las promesas incumplidas del equipo, decidí dejar de correr en julio. Después pasé unos meses pensando y me vi con ganas de intentarlo de nuevo. Fiché con Paulino y, bueno, no me fue mal. Conseguí una victoria y varios puestos. En junio recibí la llamada para probar con el equipo Inteja pero después me dejaron tirado sin ninguna explicación. Aún así seguí adelante.

– En 2016 cambias el rumbo de tu carrera y te vas a Japón a probar suerte con el Victorie Hiroshima. ¿Cómo surge esta oportunidad?

Esto surgió debido a que en Paulino teníamos un compañero japonés. Hablamos con él y nos consiguió el poder competir en Japón.

– ¿El cambio del ciclismo español amateur al “exótico” ciclismo nipón se notó mucho? Cuéntanos un poco las diferencias más llamativas entre ambos.

La verdad que al principio fue complicado. Teníamos viajes muy largos, muchos criterium…todo era diferente, pero al final todo es tiempo para acostumbrarse.

– ¿Qué tal esa temporada en Japón?

No fue mala, aunque esperaba algo más. Conseguí tres victorias y en Japan Pro Tour conseguí varios Top 10. El estar todo un año lejos de la familia fue duro, pero a día de hoy me alegro porque todas esas vivencias te hacen mejorar.

– Actualmente, militas en las filas del Bike Life VDC vietnamita, una nueva apuesta por disfrutar del ciclismo. ¿Cómo se vive el ciclismo en ese país?

El año lo comencé compitiendo en Argentina. Después volví a España y me encontré sin equipo. Tenía claro que iba a volver a Japón por lo que decidí competir en España esos meses con el Ciudad de Oviedo. A mitad de año me contactó un amigo francés que compite en Vietnam y no dudé en ir. La verdad ha sido la mejor experiencia que he vivido como ciclista. Las condiciones son superbuenas, la gente te valora, el equipo te cuida y hay muchas carreras.

– ¿Cómo es el día a día allí? ¿Es fácil encontrar lugares para entrenar?

Aunque ahora estoy de nuevo en Japón, la vida en Vietnam me encantó. Es simple, no hay estres, la calle esta llena de ambiente, un país que está creciendo muchísimo, etc… El entrenar también es genial. Casi siempre hacer calor, hay muchas rutas y muchas veces vamos acompañados de tres motos que nos auxilian, nos hacen tras-moto,etc… nunca lo había visto y me gustó mucho.

– Hace poco terminabas el Torneo Internacional de Ciclismo VTV, una especie de Copa Internacional de Vietnam, con resultados fantásticos que te llevaron a finalizar segundo en la general. Explícanos un poco a los que no lo conocemos cómo es esa competición y cómo te fue en ella.

La VTV Cup International es la carrera mas importante de Vietnam. Consta de 14 etapas con dos días de descanso. Comenzamos en la capital Hanoi y finalizamos al sur en la ciudad más importante económicamente de Vietnam, Ho Chi Minh. Al principio hubo muchas etapas llanas, pero muy duras porque llegábamos a los 40° de temperatura. Yo me mantuve todas esas etapas atento sin perder tiempo y en la etapa 12, donde subíamos un puerto de 29km al 5,5%, pude ganar y ponerme 2° en la general. Después, en las dos etapas restantes intenté ganar la general pero tuve problemas de estómago y no pudo ser, aún así estoy súper contento de cómo fue.

– Seguro que tienes muchas anécdotas que contar y que llamarán la atención de nuestros seguidores. ¿Recuerdas alguna especialmente llamativa?

La verdad que hay muchas pero una que me impactó es, como cuento, que cuando íbamos a entrenar llevábamos tres motos. Cuando llegábamos a un cruce o semáforo, no importaba si estaba en rojo o debíamos parar, las motos se adelantaban y detenían al tráfico para que nosotros siguiéramos. Todo el mundo nos respetaba y se detenía a nuestro paso.

– Muchos corredores amateur españoles dudan mucho a la hora de buscar oportunidades lejos. Tú formas parte de un bloque de corredores de nuestro país que han sabido moverse en un ciclismo tan distinto como el asiático. ¿Qué les dirías a aquellos que se están pensando probar oportunidades en el Lejano Oriente?

Está claro que no es fácil, y que estar lejos de casa y de la familia es duro, pero en mi caso está siendo una gran experiencia, no solo como ciclista sino como persona. Gracias a eso he aprendido muchas cosas, ahora tengo un gran inglés (creo jajaja), estoy haciendo muchas amistades, conociendo otras culturas, ciudades, etc… Todo esto hubiese sido imposible si me quedo en España. Así que pienso que la mayor parte es positiva. Les diría que todo es probar porque de volver a casa siempre hay tiempo.

Test de preguntas breves:

Una carrera: VTV en Vietnam

Un lugar para entrenar: Hoznayo, Cantabria (donde vivo)

Un ciclista: Phillippe Gilbert

Un deportista (no ciclista): Lance Armstrong

Una ciudad: Bilbao

Una película: Cualquiera de Will Smith

Una serie: The Walking Dead

Un hobby fuera de la carretera: Estar con mis 8 perros

Una comida: Pizza

Entrevistador:
@VictorGavito

Entrevistado:
@sarda_jarni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *