Aroma cafetero en Niza y Tirreno

Gran sábado de ciclismo el que hemos podido disfrutar este 11 de marzo. La Tirreno-Adriático y, sobretodo la Paris Niza, no han defraudado en sus etapas reinas. Especialmente la ronda gala deja un sabor de boca muy agradable durante toda la carrera, con una batalla final que ya se hace esperar en las rampas del Col de Eze, y porqué no, quizá ya desde la salida, como ha ido ocurriendo desde el primer abanico, en una de esas etapas cortas y explosivas que nos dejan pegados a la pantalla del televisor de principio a fin.

Poco han tenido que ver las dos pruebas en la etapa de hoy. Una ordenada y otra más sumergida en el caos que envuelve la carrera desde el inicio, una que ha seguido el guión previsto y la otra que ha roto con todos los esquemas. Pero si han tenido algo en común. Espectáculo. Cada una a su manera, y con unos protagonistas diferentes, pero a fin de cuentas, cargadas de emoción y de aroma a café, a Colombia.

La Tirreno nos ha mostrado una etapa muy controlada hasta la llegada a las faldas del Terminillo, con una fuga consentida que moriría nada más empezar el puerto final. Algunos corredores activos, como Michal Kwiatkowski o Simon Spilak buscaron desarbolar el ritmo de un Barhain Merida que trabajaba para un Vincenzo Nibali apagado y fallón en este inicio de temporada. El siciliano no sería la única sorpresa negativa de la jornada italiana, pues otros como Fabio Aru o Thibaut Pinot, aunque lo intentó, estuvieron lejos de su nivel. Ajeno a todas estas circunstancias, Nairo Quintana logró llevar el tempo de la ascensión a su querido Terminillo a su gusto, aprovechando un gran trabajo de control de su compañero Jonathan Castroviejo, y así conseguir repetir triunfo de etapa en la cima italiana y lograr el liderato que tendrá que defender en la exigente y complicada etapa de Fermo mañana, en la que es muy posible fabricar alguna que otra encerrona. Únicamente un valiente Adam Yates amenaza las opciones de Nairo, que acaricia su tercer tridente.

Por su parte, la Paris Niza sigue enamorando cada día un poco más. Cada jornada nos guarda una sorpresa nueva por descubrir. Y en esta ocasión ha sido el golpe moral que ha recibido el hasta hoy líder de la carrera, el joven Julian Alaphilippe, que a pesar de echarle coraje y ganas, las piernas no han sido suficientes en las rampas del precioso Col de la Couillole, perdiendo contacto cuando aún restaban 10 km para la meta. Un grandísimo trabajo de Jarlinson Pantano ha terminado de dinamitar la carrera en favor de su compañero Alberto Contador, y sin comerlo ni beberlo, también ha beneficiado a su compatriota Sergio Henao, que ha demostrado una vez más estar en un gran estado de forma que le puede permitir luchar por vencer su primera general en una vuelta por etapas. El colombiano tenía claro que llegados a este punto, siendo líder virtual, había que vigilar al pinteño. Richie Porte hizo su carrera, con la pequeña ventaja que supone estar lejos en la clasificación, y demostró ser el más fuerte. No obstante, el madrileño logró convencer a Henao para cooperar, suponemos que para que no llegase desde atrás el irlandés Daniel Martin, otro rival peligroso para el escarabajo, que finalmente terminó acusando el esfuerzo en el último kilómetro y cedió unos segundos con el escalador del Trek – Segafredo. De cualquier forma, el corredor de SKY se viste con la camisola amarilla de líder, y nos deja una interesante batalla por delante hasta Niza, con un modelo de etapa que ya ha venido dando espectáculo en las últimas ediciones y que la carrera de ASO repite para buscar un desenlace de ensueño de la carrera gala.

Después de una jornada así, solo pueden quedar ganas de más. 

Escrito por:

Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Un comentario de “Aroma cafetero en Niza y Tirreno

  1. Buenos días. Varios comentarios. El primero: quitarme el sombrero ante ustedes. Pronosticaron, en la Paris-Niza, que el favorito era el “aussie” Porte y el “outsider” Alaphilippe y casi dan con el pleno. No creo que nadie discuta el acierto con el galo (sólo le falta un poquito más para estar peleando con los grandes hasta el final) y Porte habría sido el favorito si no se hubiera “cortado” en las primeras etapas. Segundo: También comparto las buenas vivencias que nos ha dejado la ronda gala. Tercero: en cuanto a la Tirreno, me “asusta” el estado de forma de Quintana. En la penúltima subida a Fermo se fue de sus rivales con una facilidad espantosa. Imperturbable, ni tan siquiera tuvo que abrir la boca para buscar aire. Y por último; si el futuro del ciclismo va a ser de algún país, ese es sin duda Colombia. Nunca antes el país cafetero tenía tanto y tan bueno. Corredores jóvenes para grandes vueltas. Quintana (ganará alguna vez el Tour), Chaves, Henao (no tan joven), Supermán López. Todoterrenos (Jarlinson Pantano, Urán), velocistas (Gaviria). En fin….más temprano que tarde sufriremos una dictadura ciclista con aroma a café..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *